Monday, August 11, 2014

Desembocadura


Ese lugar.
Donde el rio lleva su corriente a desembocar en el mar.
Y el mar con su corriente que quiere entrar al rio.
Donde se unen dos cuerpos.
Donde los pescadores esperan,
lanzan redes,
esperan.
La paciencia es su don, y esperan. Ese lugar donde, entre dos pedazos de tierra y arena, el agua parece no tener dirección.
Todo se mezcla.
Corrientes,olas,vientos,vida,arenas y la Señora Naturaleza hace de las suyas a placer puro.
En ese lugar. Donde, justo en el último guiño del sol, el agua es perfecta para mirarte sin que me notes.
Para pensarte.
Para desearte.
Para enterrar mis pies en la arena como tu boca en mi espalda. Casi.
En ese lugar. Donde el rio y el mar hacen su propio Mundo.
Ahí te quiero más.

                                                              Veinticuatro de mayo

Ladrón

Mírate la mano,

tiene pedazos de mi piel

que se fueron seguido el café.

Antes de adorar tu aliento en mi cuello.

En el ventarrón que te las propulsó de la cintura a la espalda,

sin permisos ni protestas.

Ahí te robaste pedazos de mi color

Hay veces

 

De vez en cuando y cuando llena la luna. Cuando las sonrisas se deshacen con la brisa y las miradas son para el espejo. 
De vez en cuando y cuando las palabras ya buscan una vitrola. Cuando los segundos pasan desapercibidos y la piel no mira.

Y aún cuando sé que no,

Me pregunto si soy Yo.

 

Un sábado de verano 2014

Cual si cada adoquín fuera 
una pulgada de tu espalda 
que camino lentamente
con la planta de mis pequeños pies.

Me trenzo el verano en el pelo para abrir paso a la brisa de tus labios en mi nuca.

En la piel me pasea el sol y sus destellos vespertinos de un sábado a la antigua.

Andiamo.
Que hay dos entes de amor mirándose las almas.

Entre murallas que guardan por siglos las más bonitas historias de amor. 
En cada ranura hay besos, hay caricias –de esas que se dan sin tocar-, hay olores, hay deseos –de esos que casi nadie tiene-, hay risas, hay felicidad genuina. 
De esa que se nutre del amor.

Andiamo. Pero lento. Respira. Mira. Siente. Los latidos como urgen. Víveme.

Verbos entre calles que emanan 
la poesía de tus ojos en mi pecho.

Verbos que sacan sonrisas 
con el viento fresco e inesperado 
de un verano caribeño.

Debe ser la sal. 
La tuya, la mía y la nuestra

Noche de[lirante] en la ciudad

Noches. De[lirios]. Blancos, puros. 
De[lirante] el aroma.
En el corazón de la ciudad. 
Mi espalda contra la grama.
Intento buscarte en las estrellas, las nubes tapan el cielo. 
Se asoma. 
Una que otra. 
No hay mucho. Esa noche, no había mucho. 
Pero lirios blancos. 

7.22.14

Wednesday, March 5, 2014

Elogio al Te Amo

Te amo.

Eres la mujer que soñaba y quiero hacer mi vida junto a ti.

Estúpida.

No soy nada sin ti, eres mi razón de vivir, mis días y mis noches.

Te voy a destruir la vida, te amo como nunca he amado.

Seremos muy felices, nos amaremos siempre y llegaremos a viejitos.  Eres una imbécil.

Eres mi inspiración.

No hay nada más hermoso en el universo que tu sonrisa cada mañana, te vas a joder.

Tan hermosa, tan delicada, toda una princesa, una reina, la más hermosa de todas las mujeres.

¡Qué dicha la mía de tener al lado semejante mujer! Te odio.

Dice el Papá, ‘Que se mueran de envidia toditos…’

Nunca te pondría un dedo encima. ¡Cabrona!

So puta, gracias por ser un ángel para mí.

Te amo. 

Wednesday, February 19, 2014

Por si me quieres olvidar

Recuérdame en la arena que se queda en el carro, en el libro que no has terminado, en el barniz de uñas que ves sin descifrar el color.

Recuérdame en las sonrisas sin razón, en los soles sin mañanas, en las cervezas sin motivo, en el arrecife, en la arena, en la pulpa de la parcha.

Recuérdame en la historia inventada de un niño, en la inocencia de los halagos y recuérdame en el plumón verde como recuerdan a Neruda.

Recuérdame en la antigüedad de los tríos y en los tambores del África, en el cansancio de la madrugada y en el adiós de las diez de la noche.

Recuérdame en la vida que pasa y en esa que tienta de Benedetti, en el agotamiento de las piernas que bailan sin pudor, en las caras lindas de mi gente negra.

Recuérdame en el olor de la casa que dejan las galletas recién horneadas, en la bolsa de Mary Poppins, en el suspiro de un lirio, en el color de ojos que cambia dependiendo del amor.

Recuérdame en el gesto testarudo taurino, en la caricia que se da con la mirada, en la incondicionalidad por si es que algún día la vuelves a encontrar.

Recuérdame los domingos, en sus trajes y boleros, en la magia de las hadas, el misterio de las sirenas y en el cuidado con las brujas.

Recuérdame en mar abierto y no tendrás de otra más que recordarme. Quizás ahí o en algún otro momento te darás cuenta de lo que es vivir.

Wednesday, January 29, 2014

De Kimmie Raschke, la comunicación y otros demonios

"Yo creo que de mujer a mujer nos podemos hablar mejor.”
-Kimmie Raschke
 

Y lo dijo refiriéndose a la pregunta que le hace el periodista Rubén Sánchez, en su programa radial, sobre si cree que tiene ventaja o puede ganar la lucha contra otros aspirantes a la alcaldía de San Juan como Santini, Carmen Yulín y Leo Díaz entre otros.

¡Ay!

Volvemos a la cultura machista que se cuela por los poros de cualquiera que no esté pendiente de lo que dice. Aunque la senadora novoprogresista en ningún momento afirmó directamente que correría para el puesto, sus comentarios estuvieron inundados de intenciones. Ya se está moviendo entre votantes y creando imagen entre el pueblo a sabiendas de que tiene competencia en su propio partido. Sin embargo, es la contestación a su pregunta la que sacudió mi atención que tan comprometida estaba en medio del tapón mañero de la Piñero. A ver, vamos paso por paso. Usted es una persona preparada, tiene experiencia en diversos campos profesionales, muestra habilidad para moverse adecuadamente alrededor de los temas que inevitablemente la relacionan a su progenitor, debo reconocer lo bien que se expresa (ahí na’ más tiene vidas extras sobre otros políticos. Surprise, surprise.) y muestra ser lo suficientemente organizada como para comenzar a sentar unas bases con tiempo anticipado. Eso entre otras posibles cosas que una entrevista radial no me permiten percibir.  Ninguna, y me reitero en NINGUNA, de estas capacidades está ligada a su par de cromosomas X. Entonces, ¿Cuál es la necesidad de traerlo al tema? En todo caso se acaba de hundir implicando que prefiere correr contra otra mujer que contra un hombre.

¿Que es una mujer en un campo de hombres? ¿Que es una mujer con pantalones? ¿Que es una mujer dando la cara por la ‘mujer puertorriqueña? (Whatever that means) ¿Que es una mujer sobresaliendo en una sociedad machista?

Pues, en mi opinión más personal, comentarios como esos son los que perpetúan la marginación de las mujeres y la clasificación de géneros. Encierran mentes a pensar en comportamientos atribuidos a etiquetas y se escandalizan y dan atención a tontadas que se quedan con su tiempo.  Una persona es una persona como sea. La preparación, las habilidades y capacidades, los logros, la personalidad, las inteligencias (Gracias, Gardner), la educación (no sólo académica) y la visión de una persona es lo que la distingue. No su sistema reproductivo.

Admito que erro al juzgar la mentalidad colectiva, pero me rehúso contundentemente a atribuir comportamientos a sexos y a géneros. Tenemos que empezar hacernos un detox de sellos y prejuicios. Yo confío firmemente en las habilidades y los méritos de las personas y confío en la realidad de que cada cual es capaz de ser y de contribuir si se lo propone. Coño.

Regresando a las palabras de su comentario, el mismo también implica un sesgo de una pobre comunicación entre hombre y mujer con expectativas de ser mejorada si se trata de otra mujer.  Pero, ¿ella no se graduó del Departamento de Comunicaciones?

Monday, January 27, 2014

Un helado en la Plaza de Guayama

Sábado en la noche y ya casi salían los feligreses de la misa de las 7:00 pm de la Parroquia  San Antonio de Padua. Si no llegaban a los veinte años tampoco parecían sobrepasarlos. Era menuda y tanto su tez como sus ondas doradas hablaban de su concurrida actividad al aire libre. Él tenía cuerpo de adolescente blanco norteamericano. Blanco, rubio platinado, piernas gruesas, espalda ancha y huesos grandes. No sé si se pusieron de acuerdo para usar “shorts” rojos, de esos que parecen gastados, pero que se compran ya así. Combinados como para demostrar su correspondencia, por aquello de que su brazo fortachón agarrando su cuello al caminar no se entendiera como que ella era su territorio. Se veían felices. Él sentado en el banquito de la plaza tirado para atrás con sus brazos abiertos, recostados del espaldar y las piernas abiertas cómodamente mirando hacia el frente, ella sentada de lado en el borde, sus piernas dirigidas hacia el cuerpo de su chico. Charlaban de lo lindo, ella hablaba más que él quien en ocasiones la escuchaba mirando a ver qué estaba pasando en la plaza.

Habían llegado con su bolsita de papel blanco y rosita de Baskin Robbins. Ya sentados sacaron sus helados y lo disfrutaron en uno de los banquitos frente a la fuente. La tertulia fue inducida a concluir por la culminación del postrecito. Una estampa linda ésa de comer helados en la Plaza de Guayama sentados en un banquito, frente a la fuente, rodeados de otras parejas y familias que hacían lo mismo para entretenerse y compartir un sábado en la noche en Guayama.
Pero el helado de ellos era de Baskin Robbins.