Sunday, November 24, 2013

un domingo más

Domingo. El primero o el último. Decide tú.
Mientras, merodeo entre paredes de distintas tonalidades de crema.
Mientras, espero como cada domingo a que lo desperdicies conmigo.
A regar la cama. A regar el piso. A regar.
Mientras, lo imagino todo y se me escapan las ideas a donde mi pequeño brazo no alcanza, 
y allí las tengo que dejar.

No te muevas, no te vayas, no salgas, no respires. Como dicen: "Hold your breath."

O "Don't hold your breath" en todo caso.

No me baño, no me peino, no me visto, 
no me muevo no me voy, pero tengo que respirar. 
                  Porque no llegas.
Y es otro domingo de boleros desperdiciados. Porque no estás.