Saturday, June 4, 2011

cuatrodejunio

El tiempo pasa y los rizos me crecen, pero no tienen ya razón de ser. En la tediosa espera de tucutucu y silencios de comprensión sólo encuentro palabras que ni oigo. El nudo en la garganta ya ni me llega a los ojos, ya ni lloro. Me Lo trago y con un respiro sigo. Sin orgullos, sin medallas, sin apoyo termino jornadas. Siempre para terminar con el viento de compañía; ni modo, pues ya me he acostumbrado a hablar sola. A ver si algún día logro entenderme. Tengo muchos libros y personas con edad suficiente para no hablar aún, no necesito más.creo.creo que sobrevivo ésta.